Pruebas

Las pruebas de que la GI se practica diaria e ininterrumpidamente en España, al igual que en el resto del planeta, son innumerables, innegables y están a la vista de todos, dadas las características y dimensiones de los programas actuales que, sin duda, son las fases «finales» del propósito de control climático claramente descrito en 1996 por el documento militar «Weather as a Force Multiplier: Owning the weather 2025».

Por este motivo, no cabe la menor duda de que, en breve, el tema de la ingeniería climática tendrá que ser desvelado ante las poblaciones de todo el mundo, incluída la española. Los medios de confusión masivos (perdón, «de comunicación oficiales») ya están predicando que, próximamente, va a ser imprescindible aplicar la geoingeniería como remedio contra el grave calentamiento global, justificando así sus actividades que, hasta hoy, han sido realizadas sin el conocimiento ni el consentimiento de las poblaciones, es decir, son CLANDESTINAS, ILEGALES y CRIMINALES por sus efectos biocidas, genocidas y omnicidas.

La mentira, tarde o temprano, rezuma siempre por algún poro y se hace manifiesta. El engaño perpetrado a las poblaciones durante décadas es ya  insostenible: el momento de la verdad se acerca.

En todo el globo, personas despiertas han observado fenómenos idénticos y disponen de diversos tipos de pruebas que, de manera rutinaria, han sido rechazadas por los gobiernos con argumentos totalmente injustificados. El principal es el de alegar que faltan pruebas científicas que demuestren que la geoingeniería es una realidad, y no una propuesta. Esta es una táctica muy utilizada y conveniente, que argumente que la investigación es aún incompleta y no aporta suficientes «evidencias» para así poder continuar con sus crímenes, aunque ellos mismos, por supuesto, no tienen pruebas científicas para demostrar lo contrario.

Hoy, cuando la ciencia está en manos de las corporaciones, está comprada para «no saber» las causas de lo que ocurre, cuando se investiga principalmente lo que financian las empresas y se demuestra lo que éstas quieren, cuando las universidades son instituciones dirigidas por corporaciones, cuando el saber está monopolizado por los sacerdotes de la sagrada ciencia…, a todos aquellos que aún poseen su sano juicio y pueden pensar como los sabios de otros tiempos (observando, razonando, deduciendo y utilizando la lógica y la evidencia), se les dice que lo que ven, oyen, intuyen y saben, NO EXISTE.

Sin embargo, disponemos de:

  • Pruebas científicas basadas en las leyes de la física y la química.
  • Pruebas analíticas de agua, suelo, material vegetal, pelo humano y animal, sangre, orina, donde aparecen los materiales mencionados en las patentes de Geoingeniería en concentraciones elevadísimas
  • La lógica y la evidencia de las pruebas visuales: fotos de todo el mundo y de todos los fenómenos que describen los geoingenieros en sus «manuales teóricos»
  • Fotos de satélite y seguimientos de trayectorias de aviones.
  • Documentos políticos y militares.
  • Patentes
  • Testimonios de expertos.