Pruebas visuales

¿De verdad puede alguien creer que esto es normal?????????????????? No hace falta ni siquiera que entiendas lo que dice… basta con abrir los ojos.

La validez científica de la observación y la documentación por medio de imágenes de innumerables fenómenos naturales y artificiales ha sido aceptada en todos los campos de la ciencia desde los albores de la misma. Muestra de ello encontramos en innumerables ramas de las ciencias de la naturaleza, donde una gran parte de los fenómenos ha sido verificada mediante la observación visual. Por ejemplo, la presencia de bacterias sólo puede ser inferida de manera INDIRECTA, o bien directamente mediante la observación visual, imagen fotográfica o filmación de los microbios mediante el uso de instrumentos ópticos que permitan aumentar su tamaño. La imagen de una bacteria, un protozoo, o un virus, como prueba científica de la existencia o presencia de los mismos en un medio (agua, sangre, tejidos…etc), no es cuestionada por nadie; tampoco se cuestiona la visión de la luna, los astros o las estrellas mediante instrumentos ópticos, ni la observación de pólipos en el colon tras una colonoscopia.

 

SIN EMBARGO, la visualización directa y grabación de las descaradamente obvias actividades de Ingeniería climática con dispositivos fotográficos por parte de la ciudadanía es rechazada sistemáticamente y de manera injustificada por quienes ostentan el poder, a pesar de su deber de proteger a la poblacion, con el argumento de su falta de validez científica. Esto lo hacen sin poder demostrar, por supuesto, la invalidez de las pruebas que aporta la ciudadanía y sin demostrar lo contrario, es decir, que la geoingeniería NO se está practicando y NO ES la causa de los extraños fenómenos que ocurren actualmente en nuestra atmósfera y en nuestro hábitat.

Hay muchos fenómenos que todos podemos observar regularmente, que delatan la evidencia de que se están llevando a cabo prácticas a espaldas de la población que, por supuesto, deben ser denunciadas y detenidas, juzgando a todos los culpables de haber participado en ellas de alguna manera.

1ª Prueba:

La práctica totalidad de los aviones jet modernos, tanto comerciales como militares, están equipados con turbinas de doble flujo que, por su diseño, son incapaces de producir estelas de condensación (hasta el 80% del aire que atraviesa el motor no pasa por la cámara de combustión y, por tanto, no puede condensar). Estos motores a reacción permiten el ahorro de combustible.

Sería lógico pensar, por tanto, que la visión de una estela fuera un fenómeno muy poco común y, sin embargo, es un fenómeno que ocurre 24 h/7 días. Observa además el extraño aspecto de las estelas, su estructura y la falta de parecido de estas formaciones con las formaciones típicas de las moléculas de H2O. Hay zonas más densas, formaciones tubulares, «cristales» que suben hacia arriba, y pegotes que «gotean» hacia abajo…

MVI_4612_Moment(8)

El vapor de agua, por el contrario, condensa en formaciones compactas, redondeadas, de bordes definidos, ya que el agua es uno de los líquidos con mayor tensión superficial y tiende a minimizar el área expuesta respecto al entorno que la rodea. De ahí que la superficie de lagos, mares, etc en calma sean planas y los líquidos al caer y en suspensión tiendan a formar volúmenes esféricos. La tensión superficial hace que las moléculas que están justo debajo de la superficie sean atraídas hacia los lados y hacia el centro de la masa condensada, pero no hacia fuera, donde no hay moléculas de agua que las atraigan.

Mira el desarrollo de esta estela, nada más salir del motor, tan distinto al de vapor de agua en condensación:

Y esta otra:

 

2ª Prueba:

Si las estelas fueran realmente producto de la condensación generada por la combustión, y no de los materiales descritos en las patentes de GI, ¿cómo podrían jamás ser intermitentes o iniciarse y cortarse de manera más o menos abrupta y aleatoria? Las intermitencias, descaradamente visibles, implican un funcionamiento intermitente de los motores, algo decididamente imposible. Los cortes abruptos de las estelas son imposibles en la atmósfera, ya que en la atmósfera podríamos encontrarnos con gradientes de presión, temperatura o HR pasajeros, y nunca con condiciones radicalmente diferentes en el espacio, jamás intermitentes, como puede verse en las fotografías que mostramos a continuación, tomadas todas en la localidad de Sotillo de las Palomas, Toledo.

Y observa detenidamente este vídeo, tomado en Sotillo de las palomas en febrero de 2018. Dos aviones volando en paralelo, muy cercanos; uno de ellos detiene el rociado de material y vuelve a iniciarlo: