Incendios forestales asolan el planeta

«Un mundo en llamas»… Así titula la NASA las imágenes de los incendios que asolan el planeta.

firemap.2006211-2006220.2048x1024

Y ¿por qué se queman los bosques de una manera tan diferente a como lo hacían antes?

Eso no se lo pregunta la NASA o, más bien,  esta agencia conoce perfectamente la respuesta: los programas globales de ingeniería climática (que la NASA observa y monitorea desde sus observatorios día tras día) están directamente relacionados con los incendios forestales masivos que están decimando los bosques, porque:

  • Destruyen el ciclo del agua (los bosques secos son «leña» lista para arder)
  • Recubren el follaje y el suelo con polvo INCENDIARIO e inflamable (nanopartículas de aluminio y otros metales)
  • Intoxican el suelo y dañan las raíces de los árboles (que se van secando poco a poco hasta convertirse en «más leña»)
  • Genera tormentas de gran actividad eléctrica (miles de rayos), bautizadas como «tormentas secas» por los medios, que provocan innumerables incendios
  • Destruyen la capa de ozono, lo que permite la penetración de rayos ultravioletas B y C que, de nuevo, mata y seca  la vegetación
  • El humo está siendo utilizado de manera intencional como material para enfriar pasajeramente zonas escogidas por los autores de este omnicidio
  • Las plantas que han absorbido aluminio y otros metales en su interior, generan mucho más calor al arder que antes (las métricas de ignición son desconocidas)

La pérdida de bosques a la velocidad actual está provocando un descenso MUY GRAVE de la cantidad de oxígeno atmosférico, para todos los seres aerobios (que respiran). Actualmente, el oxígeno disminuye más deprisa de lo que aumenta el dióxido de carbono, pero este problema no lo señalan los medios de comunicación oficiales.

Deja un comentario