Geoingeniería: masacrando el planeta azul

DSC02019

«Puedes ignorar la realidad,

pero no puedes ignorar

las consecuencias de ignorar la realidad».

Ayn Rand, filósofa y escritora, 1905-1982.

IMG_6068

¡Mira los cielos!

No hay 0nada natural en ellos…

el clima está siendo manipulado con aerosoles tóxicos y potentes radiofrecuencias y microondas, que están llevando al colapso de la vida en el planeta

No es legítimo hablar del CLIMA sin hablar de GEOINGENIERÍA y no se debe hablar de Geoingeniería sin mencionar también los enfriamientos artificiales producidos mediante Nucleación Química de Hielo. 

Los DESASTRES CLIMÁTICOS que están siendo provocados actualmente en el planeta mediante la INGENIERÍA DEL CLIMA, han sido englobados bajo la denominación CAMBIO CLIMÁTICO, un término tan general y vacío de contenido, que condiciona a la población a aceptar como fenómenos naturales TODA la variedad de eventos climáticos que ELLOS,  los que dirigen estas prácticas, programan para llevar a cabo sus propias AGENDAS.

¿Crees que es casualidad que todos los países que no favorecen los intereses de EE.UU. están sufriendo catástrofes climáticas de dimensiones desconocidas hasta ahora, a menudo antes de ser invadidos u ocupados militarmente?

Si dejamos a un lado nuestros prejuicios y creencias, investigamos los datos científicos referentes a la geoingeniería y procedemos durante unos días a observar el cielo con los ojos abiertos (y no hay peor ciego que el que no quiere ver), comprenderemos que los fenómenos extraños visibles en nuestra atmósfera actualmente tienen una causa obvia:

La Geoingeniería, una tecnología que muchos consideran aún como ciencia ficción, lleva siendo practicada desde hace más de 7 décadas y, actualmente, ha adquirido tales dimensiones, que sólo puede ser calificada como GUERRA CLIMÁTICA CONTRA LAS POBLACIONES DEL PLANETA.

Ningún esfuerzo por salvar la biosfera o cualquiera de sus especies (incluída la humana) puede dar resultado SIN antes detener las operaciones ilegales de ingeniería climática, ya que éstas, después de un cataclismo nuclear, son la agresión individual más grave jamás perpetrada contra la tierra  por el ser humano. La Ingeniería del clima, de no ser detenida inmediatamente, va a destruir la práctica totalidad de la biosfera. Hablar de salvar al lobo, a los pingüinos o a los elefantes, sin detener la ingeniería climática, no tiene sentido, ya que esta actividad supone el final de todos ellos.

Por tanto, las organizaciones que predican defender el medio ambiente o el clima, sin denunciar la geoingeniería o ingeniería climática, están colaborando a mantener esta verdad esencial oculta a la población y, por tanto, están permitiendo que siga adelante la destrucción de las redes que hacen posible la vida en el planeta. Los socios .

Cada día que pasa sin detener estos programas, el tiempo de que disponemos para salvar lo que aún queda en nuestro planeta, antes lleno de vida, se agota un poco más.

Mira estos cielos: ¿te parecen normales?

¡NO!, no son normales;

De hecho, no hay NADA normal en ellos. Los cielos de antes (azules y con nubes blancas) ya no están y las generaciones más jóvenes ni siquiera los conocen. Ahora contemplamos cielos saturados de polvo finísimo (aerosoles), de filamentos de polímeros que forman falsas «nubes» deshilachadas, cielos blanqueados, atardeceres y amaneceres «sucios», formas nubosas extrañas que han sido nombradas «científicamente» por la ONU para encubrir la gran falacia de la Geoingeniería.

El planeta y la biosfera, de la cual todos formamos parte (como las células forman parte de un individuo), están en pleno colapso por múltiples frentes, hasta el punto de que la extinción humana parece ser un fenómeno que ocurrirá en un futuro bastante cercano, como predicen prestigiosos científicos que se están atreviendo a hablar (ver la página Artic News: «Will humans be extinct by 2026?»). Todos y cada uno de nosotros deberíamos estar en ESTADO DE ALARMA y dispuestos CAMBIAR LAS PRIORIDADES en nuestra vida, auque sea POR PURO EGOÍSMO para salvar nuestra vida, la de nuestros hijos y nuestros seres queridos.

Desgraciadamente, la especie humana (en especial las poblaciones de los países ricos) sigue ciega ante lo que está ocurriendo en los cielos (y en otros ámbitos), porque no quiere salir de su zona de confort, empeñada en sus intereses privados y los de una sociedad insostenible en pleno derrumbamiento

«Qué fortuna para los gobiernos que las personas no piensen.»  Adolf Hitler

Si queremos tener alguna posibilidad de subsistir, debemos cambiar de actitud de manera radical y dejar de centrarnos sólo en nuestro trabajo-sueldo, nuestras familias, nuestros hobbys… Sin alimentos, agua y aire para respirar, nada de esto tendrá valor.

La agresión individual más grave perpetrada contra el planeta, hoy por hoy, cuantitativa y cualitativamente hablando, es la ingeniería climática o geoingeniería, en realidad terrorismo y guerra climática contra las poblaciones del planeta , una actividad movida por el deseo de poder y control de unos pocos. Por tanto, es la agresión que debemos detener en primer lugar.

Esta actividad no tiene nada que ver con el bondadoso deseo de mejorar el colapso climático al que nos enfrentamos, no: es la ambición de las élites globales por poseer el clima y el arma climática, por mantener el control del mundo, por controlar las poblaciones y el crecimiento demográfico, un deseo y una actividad que se han ido gestando durante décadas sin que nos hayamos dado cuenta de ello. Y ahora lo tienen en sus manos y, además, tienen una población programada para la negación vehemente de esta incómoda realidad y para sentirse impotente.

Para quienes aún confían en que los gobiernos están ahí para protegernos y no llevarían a cabo un crimen contra la población como el de la geoingeniería global, puede ser conveniente ver el reportaje «9/11, Arquitects and Engineers for the truth», con subtítulos en español, que se encuentra en la página «Pruebas», categoría «Testimonios». Es un documental idóneo para comprender qué clase de psicópatas rigen actualmente nuestro mundo: los que declaran las guerras «tradicionales», los que se benefician de la venta de armas, de la guerra climática, del despliegue masivo global de la tecnología 5g para el control y debilitamiento de poblaciones, de la venta de alimentos tóxicos, transgénicos, medicamentos y biocidas; los que imponen la vacunación obligatoria con sustancias altamente tóxicas en los recién nacidos; los que poseen el petróleo y el dinero; los que han hecho cientos de experimentos de guerra biológica, química y nuclear sobre poblaciones inocentes y desinformadas.

No son invencibles: son sólo élites psicópatas, actualmente poderosas porque nosotros les otorgamos el poder, que permanecerán en sus puestos mientras nosotros creamos que somos impotentes contra ellas.

Sobre la editora: